Image
Image
Image
Image
Thumb
Image
Image
Image
Image

Texto 
Suzanne Lebeau

Traducción
Cecilia Iris Fasola

Dirección
Gervais Gaudreault

Asistencia de dirección 
Marie-Eve Huot

Reparto
Ludger CôtéMaude Desrosiers y Emilie Dionne

Escenografía y utilería
Francine Martin

Vestuario 
Marie-Pierre Fleury

Luces 
Dominique Gagnon

Ambiente sonoro
Nicolas Rollin

Maquillaje y peinados
Pierre Lafontaine

Regia de escena y escenografía
Nicolas Fortin

Dirección de producción
Dominique Gagnon

Dirección de sonido 
Emmanuel Cognée

Dirección de iluminación 
Dominique Gagnon

Realización de la utilería
Productions Yves Nicol

Realización de los accesorios
Sylvie Boucher, Antoine Chouinard, Paul Duhaime, François Gosselin, Martin Huot, Jackie Morin, Jean- Philippe Morin, Claire Meilleur

Mecanismos de escenario
Roger Desgagnés, Gérard Dostie, Martin Giguère

Equipo de producción de las funciones experimentales en el Théâtre du Vieux-Terrebonne
Éric Bourgeau, Christian Collin, Eric Gendron, Vincent Lavoie, Sylvin Sévigny

Colaboración especial
Léon Avezard, Caroline Bourbonnais (La Fabuloserie) y Laurent Danchin

Le Carrousel agradece a

Valérie Anne Fiset que le pérmitió utilizar la escenografía de Contes à rebours en la fase de exploración, Michel Maher por la asistencia en iluminación, Michel Casang, por la captación sonora de la rueda de la fortuna, Pierre-Yves Dupuis Y Jean-Guy Viau, así como las escuelas de Saint-Anges, de Quatre-Vents y de la Sitelle.

Una coproducción con el Espace Malraux / Scène nationale de Chambéry et de la Savoie, el Centro cultural de Villefranche-sur-Saône, el Yonne-en-scène (Francia) y el Théâtre du Vieux-Terrebonne (Quebec)

Pierre Avezard, llamado Petit Pierre (1909-1992), nació antes de lo previsto, « sin terminar », como lo dirá él mismo. Medio ciego, casi sordo y mudo, no aprendió jamás a leer ni a escribir. A la edad de siete años lo retiran de la escuela para confiarle el oficio de los inocentes : pastor.

En los campos, Petit Pierre observa la naturaleza, los animales, los hombres que trabajan. Observa asimismo que las máquinas invaden la vida cotidiana, que el mundo está en constante mutación. Todo lo que se mueve, sobre patas, sobre ruedas, o de cualquier otra manera, ejerce una verdadera fascinación sobre él. Solitario, pasa el tiempo analizando, desmenuzando y reproduciendo el movimiento, primero en su cabeza, luego…

Mientras el mundo gira en sus momentos más horribles, Petit Pierre pasará casi cuarenta años creando un juego giratorio, una máquina poética de belleza singular y de una tal complejidad mecánica que ni los ingenieros logran explicarla. Obra maestra del arte bruto, el juego giratorio de Petit Pierre es una metáfora inquietante de la evolución de la humanidad en el siglo veinte.

Adultos y jóvenes de 9 años y más

 
« Poética. Trabajada. Inteligente. Con Petit Pierre, los quebequenses de la compañía Le Carrousel se las arreglan a la perfección para mantener sin aliento, durante una hora, a una sala llena de niños alejados de juegos turbulentos y de centros de entretenimiento. Una historia bella, toda de poesía y de grandes lecciones de historia. De dos historias : la grande, con "H" mayúscula, y la pequeña, la de la vida de Pierre. »
Isabelle Mastin, La Voix du Nord.
« Todos guardaremos trazos de este Petit Pierre tan emocionante. Usted le dio la palabra que la vida le había negado. Aprecié mucho la inteligencia de esa puesta en escena que parece hecha de casi nada. ¡Dios, que hay que trabajar para ser al mismo tiempo tan leve y tan grave! Me gustaron todos los niveles de lectura, ese “mil hojas” de historias de ese hombrecito y de las nuestras, hombrecitos también frente a la historia. »
Pierre Lecarme, Le Dauphiné libéré.
« Que las cosas sean dichas como son : Petit Pierre no es una obra de teatro para niños. Es teatro puro. Verdadero teatro. Teatro maravilloso […] La emoción y la autenticidad de la interpretación de los actores, la sobriedad y el ingenio de la escenografía, la intimidad de la luz, todo transporta al espectador a la historia de un hombre diferente, solitario, cautivante e ingenioso que ha atravesado la Historia del siglo con el instinto más que con la razón. »
L'Union, Reims.
 

小皮耶 

Creación en mandarín, en coproducción con el Taipei Children’s Arts Festival (2009).

Traducción Camille Yih-June Chia | Reparto Ludger Côté, Jade Pi-Yu Shih, Szu-Ni Wen | Asistencia de dirección Ming-Chu Yu 

Documents à télécharger


Photos: François-Xavier Gaudreault (1,2,3) et Jacques Driol (4)